1-05 ¡No me exijas mas!

Estamos hablando de esa actitud demandante que lastima y ofende.

Ese tipo de actitud es la que reclama, se queja y demanda constantemente contra su pareja. Es ese comportamiento toxico que genera presion excesiva en una relacion y la puede llevar al colapso por la intensidad de la presion. Esta actitud va frecuentemente acompañada de griteri­a y muchas veces de enojo.

La actitud exigente consigo mismo y con balance es buena y frecuentemente necesaria para obtener resultados exitosos en la vida. Pero la actitud exigente a los demas, generalmente no da buenos resultados. La razon es que la persona que exige lo hace frecuentemente de una manera agresiva.

Una actitud exigente y demandante es un modelo de comunicacion negativa que va a provocar rebeldi­a en la persona que recibe la presion, debido a que el sentimiento que percibe es de rechazo. Esa rebeldi­a puede ser pasiva o activa dependiendo del temperamento de la persona.

Hay momentos y circunstancias en la vida en las que nos vemos en la necesidad de confrontar o llamar la atencion de nuestra pareja o un miembro de la familia. La manera correcta de hacerlo es con palabras sencillas, directas y amorosas a la vez. Es necesario usar argumentos solidos en vez de exigencias emocionales.

Muchas veces las personas con actitud exigente y demandante vienen con un sistema de creencias que aprendio ese modelaje de sus padres o adultos que influenciaron su vida. Estas personas necesitan someterse a un proceso de sanidad interior para poder cambiar esa actitud.

Efesios 4:31-32 Qui­tense de vosotros toda amargura, enojo, ira, griteri­a y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonandoos unos a otros, como Dios tambien os perdono a vosotros en Cristo.
La instruccion de Dios es que tomemos la decision de quitarnos todo sentimiento de amargura, de enojo, ira, griteri­a y palabras negativas. Si EL nos lo manda es porque lo podemos hacer. Pero ademas nos dice que seamos benignos y misericordiosos unos a otros y eso incluye la manera como nos comunicamos.

La experiencia demuestra que una actitud exigente con otras personas produce desconexion de la relacion y deseo de separacion. Muchos hombres no quieren llegar a casa, porque saben que se van a encontrar una esposa demandante.

Muchas mujeres no quieren que su esposo llegue a la casa porque desde que llega es exigiendo y demandando, lo cual las hace sentir desanimadas. Nada de lo que hagan pareciera agradar a su esposo y les hacer sentir rechazadas o incapaces.

Si tu has sido una persona demasiado exigente y has lastimado a tu pareja, o a algun miembro de tu familia, comienza por pedirle perdon a Dios, luego preparate en oracion y pi­dele perdon a esa persona y toma la decision de renunciar a toda actitud exigente y aprender a comunicar sentimientos y emociones sin presionar ni provocar malestar a otros.

Y si alguien te ha tratado con esa actitud exigente y demandante y te ha hecho sentir mal, perdonale y bendi­cele. Trata de hablar con esa persona y expresarle tus sentimientos para procurar una actitud de comunicacion diferente que no desconecte la relacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información de contacto

Encuéntranos:

Déjanos un mensaje

Invierte en las Vidas de Familias como la Tuya

Por más de 15 años, Libres Para Amar ha estado fomentando el amor, el perdón y la unidad a través de nuestros programas: Seminario LPA, Renova2 y Taller para Padres entre otros.

Somos una organización nacional sin fines de lucro y su regalo será sabiamente invertido para impactar familias alrededor del mundo.

Tu apoyo a esta Fundación ayudará a la restauración y fortalecimiento de Matrimonios y Familias en muchos lugares del mundo.

Matrimonios sanos producen familias saludables y una sociedad más saludable.

Información de la donación

Me gustaría hacer una donación por un importe de:

$1,000$500$100$50Otro

Me gustaría que esta donación se repita cada mes

Información del donante

Añádeme a tu lista de correo

Dirección del donante