por qué es tan difícil cambiar

¿Por qué es tan difícil cambiar?

¡Árbol que crece torcido, jamás su rama endereza!

Este es un adagio que expresa lo difícil que es que una persona pueda cambiar su forma de ser en la vida. Cuando una persona camina torcido desde pequeño, es muy difícil que cambie de adulto. También se dice que una persona es generalmente reflejo de su familia, especialmente de sus padres o las personas que le formaron su educación. Así como son en su familia, igualmente será el comportamiento de esa persona en su propia vida.

Esta realidad se debe a que todos los seres humanos fuimos diseñados de manera que nuestro sistema de creencias se forma en los primeros años de nuestra vida. La mayoría de valores y principios son aprendidos esencialmente en los primeros 7 años de vida. ¡Así como nos formaron, así somos!

Al sistema de valores y principios debe agregarse los eventos traumáticos que las personas sufren en la vida y que frecuentemente no son limpiados del sistema de creencias de las personas. Por otro lado los seres humanos tenemos una serie de tendencias emocionales de conducta a lo que le llamamos temperamento, y que también ejerce gran influencia sobre el comportamiento humano.

Entonces cuando vamos al matrimonio, entendemos que el comportamiento de tu esposo o de tu esposa es el reflejo de lo que él o ella tiene en su sistema de creencias, sumado al temperamento natural de cada quien. Estas dos condiciones de pensamiento definen el comportamiento de cada persona en el mundo. En otras palabras somos resultado de la información que tenemos en nuestra mente.

Lucas 6:37 No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dios nos manda a no juzgar, ni criticar, ni condenar a nadie; justamente porque no sabemos que hay en la mente de cada persona, que eventos habrá vivido, que información tiene en su mente.

No obstante hay una noticia maravillosa para todos nosotros: 2 Corintios 5: 17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.

La única manera que un ser humano pueda cambiar su conducta es por medio de una vida nueva en Cristo Jesús. El que recibe a Cristo en su corazón recibe una capacidad sobrenatural para cambiar hábitos de vida, que de otra manera sería prácticamente imposible. ¡La clave es entregarle sinceramente el corazón al Señor!

Efesios 4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está corrompido por los deseos engañosos, 23 renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

La renovación de la mente es un proceso que comenzamos cuando recibimos al Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, y continúa en la medida que buscamos aprender más de ÉL por medio de su palabra, y decidimos obedecer incondicionalmente. Como ÉL dice que debe ser, así debe ser.

Los esposos deben entender que el único que va a cambiar a su pareja, es el Señor, cuando él o ella decida entregarse al Señor. Lo único que pueden hacer es orar, apoyar y bendecir a su pareja permanentemente hasta que se vea un cambio en él o ella. Recuerde que usted también tiene cosas que cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información de contacto

Encuéntranos:

Déjanos un mensaje