Donación

Restaure familias
con su donación

Tienda

Recursos
exclusivos
Equilibrando la balanza de la vida

Equilibrando la balanza de la vida

“El peso más grande en el columpio define quién controla el movimiento”.

La vida humana se asemeja a un columpio, donde unas veces estamos en lo más alto y otras veces nos encontramos en lo más bajo. Según las leyes de la física, el elemento más pesado dictará la dirección del vaivén; por tanto, si ese peso es el entusiasmo, la fe, la alegría y la esperanza, serán estos los que predominen en nuestras vidas.

Visualicémoslo de esta manera: en un extremo del columpio están las emociones y las circunstancias, mientras que en el otro lado se encuentran los principios que rigen nuestra existencia. ¿Qué lado pesa más en nuestras vidas? ¿Por qué? Sea completamente honesto(a).

Las personas que se dejan llevar principalmente por las emociones y las circunstancias tienden a ser más propensas al desánimo, la queja, la decepción y la depresión. Por otro lado, aquellas que están guiadas por una disciplina espiritual sólida tienen mayores probabilidades de éxito.

Josué 1:8-9 nos insta a estudiar constantemente el libro de instrucciones, meditar en él día y noche para asegurarnos de obedecer todo lo que está escrito. Solo entonces prosperaremos y nos irá bien en todo lo que emprendamos. Además, se nos exhorta a ser fuertes y valientes, sin miedo ni desánimo, porque el Señor está con nosotros dondequiera que vayamos.

Dios, como creador y diseñador del ser humano, nos proporciona instrucciones en el libro de la vida, la Biblia, para orientarnos en la dirección correcta. Por ejemplo, al meditar en Su palabra y obedecerla, encontraremos éxito en nuestras acciones.

La decisión de qué peso permitir que gobierne el columpio de nuestra vida recae en cada uno de nosotros. Podemos optar por los placeres efímeros, el caos y la rebeldía, o seguir los principios divinos que nos conducen hacia una vida plena y saludable.

Aquellos que han experimentado ambos extremos del columpio de la vida comprenden que vivir conforme a principios que reflejen el diseño del Creador es lo más beneficioso. Esto no implica que no enfrentaremos dificultades o circunstancias adversas, pero sí nos equipa para afrontarlas con paz, alegría y entusiasmo.

En el matrimonio y la familia, nos encontramos con desafíos y emociones de toda índole. Sin embargo, al optar por seguir las instrucciones divinas y vivir conforme a sus principios, podemos cultivar relaciones saludables, encontrar paz y prosperidad en todas nuestras empresas.

Ignorar las instrucciones divinas conlleva consecuencias desafortunadas, pero aprender de ellas y obedecerlas nos conduce al éxito en el columpio de la vida.

¿Cómo deseas vivir tu vida? ¿Qué cambios necesitas hacer? ¿Qué decisiones estás dispuesto(a) a tomar?

Tu matrimonio y familia son el tesoro más valioso que Dios te ha dado ¡CUÍDALO!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información de contacto

Encuéntranos:

Déjanos un mensaje