El desafío más grande de la humanidad

Un desafío es un reto de gran magnitud que enfrentamos y generalmente solo los valientes logran vencer.

Tener un matrimonio y una familia saludable a la manera de Dios, es el desafío más grande al que nos enfrentamos los seres humanos. Es a la vez el desafío que nos puede dar las más grandes satisfacciones de la vida. Cuan mayor es el beneficio, mayor es el desafío.

Es el desafío más grande de la humanidad, porqué del éxito del matrimonio y la familia depende en un altísimo grado el bienestar de la humanidad. Familias saludables es la mejor protección para los hijos y el mejor antídoto contra la violencia, las drogas, el vandalismo y muchos males de la humanidad.

Unir dos personas tan diferentes, especialmente en su estructura emocional, no es tan fácil. Es definitivamente un gran desafío manejar esas diferencias tan marcadas viviendo juntos y tomando tantas decisiones conjuntas que se deben tomar en el diario vivir. Solamente hay una manera de hacerlo: siguiendo al pie de la letra las instrucciones del diseñador y creador del matrimonio y la familia.

2 Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

La Palabra de Dios está diseñada para enseñar al hombre y a la mujer a cómo obtener un matrimonio y una familia saludable. Las Escrituras nos instruyen en la justicia de Dios, que es la verdad absoluta, para que seamos hijos de Dios enteramente preparados para el desafío más importante de la humanidad.

Proverbios 18:22. El que encuentra esposa encuentra el bien y alcanza la benevolencia de Jehová.

La Palabra de Dios quien nos diseñó y nos creó, dice que el hombre que encuentra esposa, encuentra el bien, o sea que Dios describe al hombre que encuentra esposa como uno que encuentra un bienestar para su vida y  además alcanza la simpatía y la buena voluntad de Dios. Definitivamente tener una esposa es una gran bendición para el hombre.

El gran problema a este desafío es que la mayoría de los seres humanos han decidido enfrentar el desafío del matrimonio a su manera como a cada quien le parece. Por eso vemos tantos fracasos matrimoniales y tantas familias desintegradas que generan pobreza, resentimientos y mucha maldad en el mundo.

Dios está buscando hombres valientes que acepten el desafío de convertirse en hombres de valor dispuestos a vencer el orgullo y el machismo y a aprender de las escrituras como ser un mejor hombre de Dios, un mejor esposo, un mejor padre, un mejor empresario, un mejor trabajador; un hombre que tenga el valor de hacer la diferencia en una sociedad saturada de hombres engreídos, orgullosos e ignorantes que le dan más importancia al materialismo y al éxito personal que a los valores y principios de vida.

Si eres un hombre que no has tenido éxito en el desafío más importante de tu vida, toma la decisión de cambiar tu actitud hoy mismo. No puedes cambiar tu destino de la noche a la mañana, pero si puedes cambiar tu dirección de la noche a la mañana. Es tu decisión! Comienza pidiéndole perdón a Dios por haber fallado y luego a tu esposa y luego a tus hijos. Luego comienza a buscar la información que necesitas para transformar tu vida y la de tu familia. Capacítate y entrénate para ser ese hombre que Dios diseñó que fueras.

Y la paz de Dios gobierne en tu corazón y te llene de su sabiduría y su paz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información de contacto

Encuéntranos:

Déjanos un mensaje