Donación

Restaure familias
con su donación

Tienda

Recursos
exclusivos
El Caballo de troya en el matrimonio: Una Amenaza oculta

El Caballo de troya en el matrimonio: Una Amenaza oculta

El término “Caballo de Troya” hace referencia a un engaño destructivo, algo que parece inofensivo o incluso agradable, pero que trae consigo consecuencias devastadoras. Esta idea se basa en la famosa historia de la Ilíada y la Odisea, donde los troyanos aceptaron un caballo de madera como trofeo de guerra, sin saber que contenía a los soldados que destruirían su ciudad. En muchos matrimonios, existen prácticas diarias que aparentan ser inofensivas, pero que pueden convertirse en hábitos perjudiciales con el tiempo.

El Egoísmo en el Matrimonio

La Biblia nos advierte en Filipenses 2:3-4: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás”. El egoísmo, definido como un aprecio excesivo por uno mismo y una tendencia a poner los propios intereses por encima de los de los demás, puede ser sumamente destructivo en una relación.

Cuando ignoras los deseos y necesidades de tu pareja, cuando no compartes con su familia, y cuando no consideras las necesidades de tu familia, estás manifestando egoísmo. Aunque este comportamiento pueda hacerte sentir bien temporalmente, lleva en su interior la semilla de la destrucción de tu matrimonio y familia.

El Orgullo: Un Enemigo Silencioso

Proverbios 8:13 nos dice: “Quien teme al Señor aborrece lo malo; yo aborrezco el orgullo y la arrogancia, la mala conducta y el lenguaje perverso”. El orgullo es una actitud altiva y prepotente que puede hacerte sentir superior y autosuficiente, pero en su núcleo lleva una poderosa semilla de destrucción.

Cuando no reconoces tus errores, cuando no aceptas que tu pareja pueda tener la razón, cuando eres incapaz de pedir perdón, y cuando usas un lenguaje hiriente, estás demostrando orgullo. Esta actitud no sólo hiere a tu pareja, sino que también debilita los cimientos de tu matrimonio.

Malas Compañías: Un Peligro Oculto

En 1 Corintios 15:33 se nos advierte: “No se dejen engañar: Las malas compañías corrompen las buenas costumbres”. Algunas amistades pueden parecer inofensivas o incluso beneficiosas, pero pueden dañar la integridad de tu matrimonio. Es fundamental que las amistades del matrimonio sean compartidas y que ambos se sientan cómodos con ellas.

Si tienes amigos desde la infancia que no son del agrado de tu pareja, es importante considerar su opinión. La estabilidad de tu matrimonio debe ser prioritaria, y es esencial evitar cualquier amistad que pueda ser una fuente de conflicto.

Tomar Acción

Si has identificado hábitos destructivos en tu vida, como el egoísmo, el orgullo o las malas amistades, toma la decisión hoy mismo de corregir estos hábitos y vivir de acuerdo a las enseñanzas del Señor.

Tu matrimonio y familia son el tesoro más valioso que Dios te ha dado ¡CUÍDALO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información de contacto

Encuéntranos:

Déjanos un mensaje