Cómo manejar el enojo en el matrimonio

Cómo manejar el enojo en el matrimonio

Es prácticamente imposible evitar enojarnos aunque sea de vez en cuando, pero entonces qué hacer ante todas estas emociones.

 Efesios 4:26 nos dice: Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.

Muchas veces vamos a sentir ira y enojo en nuestra vida y eso es prácticamente imposible evitarlo, pero si es posible tomar la decisión de no dejar que el enojo nos controle y se mantenga indefinidamente. Lo ideal es que si hubo alguna situación que provocó un enojo, se pueda arreglar a más tardar antes de irse a dormir. Para lograr eso, es necesario sacudirse del orgullo y tomar una actitud de humildad para pedir perdón y perdonar incondicionalmente. 

Eso no significa que se va a dejar el asunto que provocó el enojo sin resolver. Pero debe ser con la misma actitud de humildad que se debe retomar el tema, tratando de buscar soluciones, estando dispuestos a reconocer nuestras propias fallas y errores antes de pretender que nuestro cónyuge reconozca las suyas.

Deben respetarse los puntos de vista de cada uno. La mayoría de las veces los enojos son provocados por el irrespeto al criterio del cónyuge. Respetar la opinión de tu esposa(o) es una actitud imprescindible en una relación de matrimonio. No necesariamente tu cónyuge tiene la razón, y eso se puede hablar con argumentos sólidos, pero siempre respetando su forma de pensar. Con amor y paciencia mutua, va a ser posible que reconozcamos los errores y estemos dispuestos a cambiar nuestra forma de pensar o de actuar.

Hoy en día nos toca enfrentar muchas situaciones difíciles que tienden a poner tensión en nuestras vidas y podemos caer fácilmente en el error de descargar esa tensión sobre nuestro cónyuge y provocar enojo en él o ella. Pero todos sabemos que en momentos de ira podemos tomar muy malas decisiones. Entonces sabemos que tenemos que tener la calma necesaria para vencer la ira y la sabiduría para no provocarla. La muerte y la vida están en poder de las palabras; las palabras hieren según como son dichas. (Prov. 18:21)

Para lograr controlar la ira y tener esa sabiduría que necesitamos, es necesario tener una actitud de humildad, y para tener esa actitud de humildad, es necesario mantener un crecimiento espiritual que nos permita tener paz interior y poder controlar de mejor manera nuestro temperamento y nuestro enojo. 

Una respuesta amable reduce la ira, pero las palabras hirientes hacen subir el furor. (Prov. 15:1)

Panal de miel son las palabras suaves, suavidad al alma y medicina a los huesos. (Prov. 16:24)

Si quieres que tu matrimonio avance hacia la bendición y el éxito, necesitas que Jesucristo sea el centro de tu relación conyugal. No existe otra forma. Muchos lo intentamos de otras maneras y nunca funcionó.

Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO!

Compartido por los Pastores  Luis y Hannia Fernández

Visita nuestra página web:  www.happy4ever.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información de contacto

Encuéntranos:

Déjanos un mensaje